Caso de éxito: Tarinas Viladrich Bufete vuelve a ganar una demanda ‘swap’

//Caso de éxito: Tarinas Viladrich Bufete vuelve a ganar una demanda ‘swap’

Tarinas Viladrich Bufete gana demanda swap

Tarinas Viladrich Bufete logra otra victoria frente a los bancos que comercializaron productos financieros de alto riesgo; y no informaron a sus clientes -de forma clara e inequívoca- sobre los riesgos de este tipo de productos.

La Sentencia

La sección nº 4 de la Audiencia Provincial de Barcelona; confirma la sentencia emitida por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Arenys de Mar, en la que condenaba a Catalunya Banc a anular el contrato de permuta financiera (swap), y a restituir la suma correspondiente a favor de la parte demandante; así como el importe reclamado por el Banco. Todo ello junto a sus respectivos intereses y comisiones, e imponiendo al banco las costas y gastos del procedimiento.

¿Qué es un ‘swap’?

Los ‘swaps’ (también conocidos como permutas financieras) son un producto financiero complejo, que se utiliza a modo de seguro; frente a subidas en los tipos de interés para que el cliente pueda protegerse de los cambios -poco predecibles- que puedan producirse en el futuro y que puedan afectar a sus inversiones. Dicho de otro modo: un ‘swap’ es un contrato entre dos partes; que se comprometen a pagarse una a la otra una cantidad de dinero, según evolucione un determinado indicador de referencia variable (por ejemplo, el Euribor).

¿Cómo funcionan los ‘swaps’?

El funcionamiento del swap es el siguiente: el cliente deberá realizar los pagos en un determinado tipo de interés fijo, que será pactado en el contrato; mientras que el banco realizará los pagos según un tipo de interés variable -marcado por el Euribor-, dependiendo de esta referencia el restante de los pagos que debe realizar. Teniendo en cuenta este parámetro, si el tipo variable (Euribor) es superior al tipo fijo, la entidad de crédito paga. Si el tipo variable (Euribor) es inferior al tipo fijo, entonces, es el cliente quien paga. Es en este punto cuando surge la problemática para el cliente; al encontrarse, este, que aquello que habían contratado podía convertirse en una trampa -variable e impredecible-, más que en un seguro frente a las fluctuaciones de los tipos de interés.

¿Debo reclamar un ‘swap’?

Teniendo en cuenta que este tipo de producto financiero se enmarca en la normativa MIFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros) y que en dicha normativa; se establecen normas de conducta a todas aquellas entidades que comercializan productos financieros, sí, podemos y debemos reclamar. Por ello, desde Tarinas os animamos a ejercer vuestro derecho como afectados, y recuperar lo que os pertenece.

Para más información, contacte con nosotros:

Solicitar información
2018-06-12T10:56:08+00:0012, junio, 2018|Actualidad|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies