Medidas que pueden adoptar las empresas frente a la situación de emergencia provocada por el COVID-19

Se propone adoptar, preferente y temporalmente, medidas de flexibilidad interna negociadas entre la empresa y la representación legal o sindical de las personas trabajadores por lo que refiere a posibles modificaciones de la jornada según los procedimientos pactados y/o legales para modificarla; en función de causas objetivas que aconsejen su adaptación, en un contexto de equilibrio entre las necesidades empresariales y las necesidades de las personas trabajadores y que posibiliten adaptar las necesidades particulares de la situación.

Coronavirus

En caso que haya razones justificadas, por ejemplo, y siempre teniendo en cuenta las premisas del acuerdo, la temporalidad y el equilibrio, se proponen medidas como estas:

  • Teletrabajo
  • Ajustes de la producción
  • Acordar bolsas horarias con tal de flexibilizar y adaptar la situación a las necesidades productivas
  • Posibles adaptaciones del calendario laboral
  • Programación o reprogramación de actividades formativas o informativas
  • Redistribución de la jornada laboral, de acuerdo con la regulación laboral y convencional
  • Establecimiento de sistemas de permisos que permitan ajustar la carga de trabajo
  • Establecimiento de reglas de compensación para el periodo de reorganización del tiempo de trabajo

Aun así, si no existe opción a ninguna otra medida alternativa y sea necesario suspender el contrato de trabajo, será necesario valorar la vía más adecuada al caso concreto, de entre las que prevén los artículos 45 y 47 del Estatuto de los Trabajadores. Dicen así:

Expedientes de Regulación Temporal de Ocupación (ERTOs):

Los procedimientos administrativos de extinción de los contratos de trabajo, suspensión temporal de los contratos de trabajo, o de reducción temporal de la jornada, son aquellos basados en causas económicas, técnicas, organizativas, productivas o de fuerza mayor.

El caso de la situación actual motivada por el virus Covid-19, sería el supuesto de fuerza mayor.

Para solicitar la suspensión temporal de los contratos de los trabajadores se tiene que presentar la oportuna solicitud y memoria que así motiva la solicitud a la Autoridad Laboral. Obtenida la resolución de la Autoridad, en un plazo aproximado de 5 días, los efectos son retroactivos.

Los trabajadores pasan a percibir la oportuna prestación de paro pero siguen vinculados con la empresa hasta que la situación excepcional de fuerza mayor que ha motivado la suspensión de sus contratos desaparezca.

Si necesita más información, no dude en consultar con nuestros asesores laborales

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Autorizo recibir ofertas y promociones, así como otra información comercial y de interés