Sí, quiero… asegurar mi boda

Diversos productos aseguradores cubren los riesgos derivados de la cancelación de la celebración nupcial.

No es tan habitual como debería pensar en contratar un seguro de cancelación de boda. Se trata de un momento de felicidad en el que pocos piensan en la posibilidad de tener que afrontar la suspensión de esta celebración a causa de desavenencias en la pareja, problemas de salud o fenómenos de la naturaleza que obliguen a variar los planes. Pero la realidad es que estas cosas pasan, afortunadamente pocas veces, pero pasan y tener un seguro que nos cubra los gastos ocasionados por la cancelación es muy útil.

La preparación de una boda conlleva muchos gastos asociados. Un informe elaborado por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) y citado por UNESPA concluye que el gasto medio de una boda en España está alrededor de los 16.500 euros en España. Y es que hay muchos gastos que cubrir, aunque a veces no nos damos cuenta de la dimensión económica que tienen. Una boda no es solo el banquete. Hay que contar con los vestidos, el viaje de luna de miel, los anillos, el fotógrafo, las flores… y muchas más obligaciones ocultas que quizás no son tan obligadas, pero a las que no queremos renunciar una vez estamos en plena vorágine. Y ese proceso se repite en España unas 165.000 veces, tantas como matrimonios se crean cada año.

Los riesgos a cubrir son diversos y van desde la rotura del vestido hasta problemas de salud, pasando por un temporal de lluvia y nieve. Estos son los supuestos que con mayor frecuencia se incluyen en las pólizas de seguro de bodas.

  • Organizar de nuevo la boda. La póliza contempla hacerse cargo de los gastos que implica volver a organizar la ceremonia. Para ello se fija una cantidad máxima de dinero.
  • Compra de un vestido nuevo. El seguro se hace cargo de la reparación o compra del vestuario que ha quedado dañado durante la boda o durante un tiempo limitado (normalmente dos días) posterior.
  • Pérdida de las alianzas. Es habitual que el seguro cubre la pérdida por robo o por descuido de los anillos.
  • Desperfectos y reparaciones en general. La cobertura de la póliza suele cubrir el arreglo de los desperfectos causados durante la organización del evento.
  • Regalos. También es normal que la póliza cubra la pérdida de los regalos de boda o de los posibles daños.
  • Banquete de bodas. Si por causa de fuerza mayor no se puede celebrar la boda, el seguro se hace cargo normalmente de los gastos de la comida, incluido la tarta nupcial, y también de los elementos de ornamentación como las flores.

Además de los supuestos reseñados, es importante que los novios tengan en cuenta a la hora de contratar el seguro todo lo relativo a la luna de miel: transporte y alojamiento. Lo mejor es confiar en nuestra Correduría de Seguros y dejarse asesorar por nosotros, os recomendaremos la mejor opción para estar cubiertos.

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Autorizo recibir ofertas y promociones, así como otra información comercial y de interés