Afectados por prótesis defectuosas

Cada día fallan en España 13 implantes; a día de hoy, más de 3.000 personas están afectadas en España por la implantación de prótesis defectuosas; y son millones de personas las afectadas en todo el mundo.

Tras cada uno de esos números, encontramos el caso de una persona que tras ser sometida a un implante defectuoso; ha padecido secuelas permanentes e incluso mortales en el peor de los casos.

La implantación de prótesis defectuosas ha generado una importante alarma social por sus consecuencias a nivel sanitario.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación ha elaborado el denominado “Informe Implantes”.

Un informe que ha consistido en la investigación de la industria de productos sanitarios; y que ha revelado las graves irregularidades de numerosas prótesis médicas que han derivado en una infinidad de incidentes.

Desde prótesis de cadera, productos oculares y marcapasos, hasta bombas de insulina y anticonceptivos; son tan solo algunos de los ejemplos de productos defectuosos que se han implantado en pacientes.

Un ejemplo de las pocas garantías que presenta la industria de implantes es el experimento llevado a cabo por la periodista holandesa Jet Schouten; quien casi logra introducir al mercado una malla de mandarinas como implante vaginal.

La periodista se inventó un informe técnico para obtener el certificado CE – necesario para ser comercializado el producto en Europa – lleno de datos falsos y advertencias; como que una de cada tres mujeres tendría problemas derivados del supuesto implante. Aun así, hasta tres organismos certificadores de tres países distintos le dieron el visto bueno a la supuesta malla vaginal, que en realidad era una simple malla de mandarinas.

Implantación de Prótesis

Una prótesis incluso acabó en trasplante

A un paciente, de 41 años, le implantaron una prótesis de cadera en el año 2014; y le aseguraron que era “el Rolls Royce de las prótesis”.

Sin embargo, al poco tiempo comenzó a tener molestias que cada vez fueron a más: dolores en la cadera, dificultad respiratoria y pulmones encharcados fueron algunos de los síntomas. Tras un análisis de metales pesados en sangre, detectaron que tenía una intoxicación muy severa en sangre; debida a las partículas de metal que desprendía la prótesis defectuosa. A los pocos días, el paciente padeció un shock cardiogénico, le tuvieron que inducir al coma; operarle de urgencia del corazón, y retirarle la prótesis.

En definitiva, la implantación de una prótesis defectuosa ha causado que esta persona haya tenido que pasar por cinco operaciones en la cadera y un trasplante de corazón; que apenas pueda caminar 15 minutos sin cansarse y que deba tomar 18 pastillas diarias.

La empresa que fabricó su prótesis ya está en los Tribunales de Alemania.

Un Juez ante un caso parecido dictaminó que el fabricante no hizo las pruebas suficientes y que debería haberse dado cuenta de los posibles problemas que podía provocar la implantación de esa prótesis defectuosa.

No obstante, hay muchos más testimonios como el de paciente acabado de referir.

Otra víctima, perdió a su mujer tras serle retirado un método anticonceptivo permanente que derivó en problemas. En 2010 le implantaron a su mujer este anticonceptivo; y tan solo unos meses más tarde tuvieron que extraerle las trompas de Falopio además del útero. Sin embargo, ya era demasiado tarde: el dispositivo ya había perforado el colon y, tras varias operaciones, la mujer falleció.

Otro paciente sufrió las consecuencias que pueden derivar de la implantación de un implante defectuoso: desde la implantación del implante de cadera defectuoso en la cadera no puede caminar sin dolor más de 20 metros; lleva 20 centímetros de alza y sufre incapacidad permanente.

¡Es posible reclamar indemnización!

Todo paciente que haya sufrido daños a consecuencia de las defectuosas prótesis, tienen derecho a una indemnización si no han transcurrido más de diez años desde que se insertó el implante. Dicha reclamación se presentará contra el distribuidor de las prótesis, si aquél no ha llevado un debido control y vigilancia; o bien contra el fabricante, si ésta es defectuosa.

No obstante, es necesario poder disponer de toda la documentación médica relacionada con la prótesis para valorar la existencia de un posible defecto de fabricación y, si se dispone, de la preceptiva prótesis para que pueda ser peritada por un especialista.